Menú principal

Usuarios en Linea

Tenemos 130 invitados conectado(s)

Buscador general

EVANS LA CARRERA Y OGIER SU QUINTO TITULO MUNDIALISTA PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Domingo, 29 de Octubre de 2017 11:34

M-Sport triunfa en casa por todo lo alto con victoria de Elfyn Evans, logrando además el campeonato de constructores y el campeonato de pilotos para Sebastian Ogier y Julien Ingrasia quienes alcanzan su quinta corona mundialista, ahora con Ford y M-Sport.

 

 

Elfyn Evans y Dan Barritt han conseguido su primera victoria juntos en el Mundial de Rallyes triunfando en el Rallye de Gales. El equipo M-Sport no sólo ha logrado la victoria sino que se ha asegurado el campeonato de constructores y Sébastien Ogier ha conseguido su quinto título de pilotos de manera consecutiva asegurando los puntos necesarios frente a Thierry Neuville y Ott Tänak.

 

El orden de salida comenzó primero con los WRC Trophy antes de que salieran los primeros pilotos oficiales en orden inverso al del campeonato. Algunos pilotos como Mads Ostberg se encontraron disgustados por la manera en la que se había montado el tramo espectáculo de Tir Prince, pero Andreas Mikkelsen no tuvo ningún problema, batiendo a varios pilotos que salían detrás de él.

 

Después de haber marcado el mejor tiempo en el shakedown, Evans fue capaz de igualar el tiempo de Mikkelsen, superando en una décima el tiempo de Dani Sordo. La marca del noruego y del galés fue batida por Latvala, quien se colocaba al frente por siete décimas de diferencia. Ni Neuville (que acabó bastante enojado el tramo) ni Tänak pudieron superarle, pero Ogier llegó con su Ford Fiesta WRC y logró marcar el scratch por delante de su ex compañero de equipo. De este modo Ogier terminaba el tramo inicial de este Rallye de Gales con cuatro décimas de ventaja sobre Latvala, cinco sobre Neuville y seis sobre Tänak, sus dos rivales principales por el título. Mikkelsen, Evans, Esapekka Lappi, Sordo, Craig Breen y Juho Hänninen completaron las diez primeras posiciones.

 

Aunque el tramo estaba seco, la superficie del tramo de Myherin 1 seguía siendo resbaladiza con un nivel de agarre difícil de leer. Ogier fue capaz de batir a Tänak y a un Thierry Neuvilleque, después de la penalización que tuvo en el primer tramo perdía varios segundos más al cometer un error y calar el coche. El scratch se lo llevó Evans por 4,2 segundos sobre Ogier, colocándose al frente del rallye frente a su afición mientras que Tänak se quedaba a una décima de Ogier, teniendo detrás suya a Kris Meeke y Andreas Mikkelsen en la general.

 

El tramo de Sweet Lamb 1 fue bastante igualado ya que en 4,24 kilómetros cronometrados apenas había distancias que marcar, si bien Tänak y Ogier pudieron recortarle un segundo a Evans, que se mantenía líder de la prueba. Neuville también se mantuvo en el ritmo de cabeza, tratando de remontar posiciones en la general y regresar al Top 10.

 

Por el contrario, nada más terminar Sweet Lamb llegaba Hafren 1, el tramo más largo del rallye con más de 35 kilómetros cronometrados. Ogier empezó sin mucha confianza en el tramo y eso le costó más de diez segundos con Tänak, quien le rebasó en la general. Aún así el scratch recayó en manos de un Evans que le sacaba otros cuatro segundos al estonio de M-Sport, reforzando su liderato en la general del rallye. Otros pilotos, como Juho Hänninen, no daban con la confianza y el agarre de la carretera, mientras que Craig Breen perdía un minuto debido a un pinchazo en la rueda delantera izquierda. Al final del bucle matinal Evans lideraba la prueba por 6,7 segundos de ventaja sobre Tänak y dieciséis sobre Meeke, que rebasaba por tan solo cuatro décimas a Ogier. Jari-Matti Latvala se colocaba en quinta posición mientras que Andreas Mikkelsen, Neuville, Dani Sordo, Hayden Paddon y Hänninen completaban las diez primeras posiciones.

Ogier estuvo haciendo unos ajustes a su Ford Fiesta WRC durante el reagrupamiento y en el tramo fue bastante más rápido que en la pasada de la mañana, sacándole más de cuatro segundos a Tänak mientras que Thierry Neuville encontraba más problemas: su copiloto Nicolas Gilsoul se quedaba sin voz en algunos momentos. Mientras tanto, Evans marcó un scratch con el que se distanciaba en la general de Tänak, Meeke y Ogier en más de quince segundos.

 

Después llegó Sweet Lamb 2, donde Ogier marcó un scratch en poco más de cuatro kilómetros que le acercaba un poco a Tänak y Evans – pero en general las diferencias apenas cambiaron ya que la mayoría estaban contenidos en un par de segundos. Mientras tanto, en WRC2 se producían varias bajas como la de Ole-Christian Veiby (que volcaba al poco de empezar el bucle) o Kalle Rovanpera, en su anticipado debut en el mundial. Yazeed Al-Rajhi también tuvo que abandonar cuando lideraba en la categoría WRC Trophy.

 

El campeón del mundo continuó apretando a su compañero de equipo en el último tramo del día, Hafren 2, pero el estonio fue capaz de aguantar el ataque del francés. Neuville marcó un scratch bastante dominante con el que logró saltar de la séptima a la cuarta posición general mientras que Evans le sacó unos segundos extra a Ogier y Tänak, terminando el día en una posición bastante ventajosa. Mientras tanto, Craig Breen se convertía en la primera baja entre los pilotos oficiales al salirse y quedarse encallado en una zanja.

 

Al final de la primera etapa Evans era líder por 24,6 segundos sobre Tänak y 26,8 sobre Ogier mientras que Neuville aparecía en el horizonte a 37,1 segundos por delante de Jari-Matti Latvala. Kris Meeke, Andreas Mikkelsen, Dani Sordo, Hayden Paddon y Juho Hänninen completaban las diez primeras posiciones.

 

El primer tramo del sábado tenía bastante poca visibilidad además de estar bastante embarrado por la humedad (pues no estaba lloviendo). Evans marcó el mejor tiempo para aumentar su ventaja con Tänak y Ogier al medio minuto mientras que Neuville y Andreas Mikkelsen mostraban un buen ritmo con sus Hyundai i20 Coupé WRC. Kris Meeke lograba rebasar a Jari-Matti Latvala para colocarse quinto con su Citroën, una alegría después de que Craig Breen tuviera que abandonar al final de la primera etapa.

 

En el segundo tramo Mikkelsen salía como una exhalación para alcanzar a Meeke y Latvala – tanto que se saltaba la salida, recibiendo diez segundos de penalización cuando tenía al primer piloto de Toyota a menos de un segundo. Evans marcó el scratch para aumentar la ventaja con los pilotos de M-Sport mientras que Thierry Neuville se convertía en la amenaza al triplete de Fiesta WRC al acercarse a menos de tres segundos de Ogier.

 

En el TC-10 Neuville lograba adelantar a Ogier por la tercera posición mientras que Mikkelsen continuaba acercándose a Latvala y Meeke, aunque el scratch fue una vez más para un Evans que ya le sacaba casi cuarenta segundos a Tänak y más de un minuto a Latvala. Por detrás, Sordo trataba de mantener a raya a su compañero de equipo Hayden Paddon, aunque las condiciones resbaladizas se lo ponían complicado al español de Hyundai.

 

Paddon logró rebasar a Sordo en el TC-11, la segunda pasada por Dyfi, pero la sorpresa venía de un Neuville que conseguía subir hasta la segunda posición al adelantar a Tänak, dejando a los dos pilotos de M-Sport a sus espaldas. Eso sí, Evans marcaba un nuevo scratch y dejaba más lejos a Neuville, dejando claro que no iba a recortarle tiempo como hizo en el Rallye de Argentina – donde le arrebató la victoria en el Power Stage. Por detrás, Mads Ostberg sufría problemas eléctricos que le llevaban a abandonar la prueba, dirigiéndose antes de tiempo al service para arreglarlo con su equipo Adapta Motorsport.

 

Evans volvió a marcar el scratch en el TC-12 mientras que Neuville cortó la racha al batirle por 2,7 segundos en el TC-13, evitando que el galés marcase seis scratch consecutivos – lo que ya logró hacer en Argentina. Por detrás, Mikkelsen se acercaba a un Latvala que iba al límite de su habilidad y la de su Toyota Yaris WRC, dando todo lo que tenía en sus manos.

 

De este modo, al final de los primeros tramos del sábado Evans lideraba de manera holgada: 47,9 sobre Neuville y más de un minuto de diferencia con respecto a Tänak y Ogier, quienes pensaban más en el título de constructores para M-Sport. Latvala, Mikkelsen, Meeke, Paddon, Sordo y Juho Hänninen completaban las diez primeras posiciones.

 

La tarde empezaba en el único tramo de todo el rallye que se hacía en Inglaterra: el tramo espectáculo de Cholmondeley Castle. Al poco de empezar hubo un susto por parte de Juho Hänninen, quien perdía el control de su Toyota y se estrellaba contra los árboles, quedándose fuera de combate cuando peleaba con Dani Sordo por la novena posición – este accidente le rompió la suspensión y supuso el final de su temporada. Neuville marcaba el scratch en este corto tramo antes de que la caravana regresara al service para los dos tramos que quedaban para acabar el día.

 

Los dos tramos restantes, Aberhinant 2 y Dyfnant 2, se corrían ya bajo la luz de los focos, a lo que se añadía un viento frío, niebla y una ligera llovizna para cumplir con los requisitos de un Rallye de Gales clásico – ¡y vaya caos que se produjo en Aberhinant! La falta de visibilidad hizo que algunos pilotos pudieran apretar más, otros menos (por tener las luces mal regladas, como le ocurrió a Andreas Mikkelsen) y otros tuvieran errores, como le ocurrió a un Ogier que se salió y pinchó, teniendo además el freno delantero izquierdo roto.

 

Aún así, el francés escaló de la cuarta a la segunda posición ya que tanto Tänak como Neuville perdieron una gran cantidad de tiempo mientras que Latvala marcó un scratch tan dominante que le metió de lleno en la lucha por el podio junto a Mikkelsen. Evans, por su parte, mantenía una distancia cómoda con Ogier mientras que Lappi adelantó a Sordo por la novena posición.

 

En el último tramo del día, Dyfnant 2, la niebla no era tan densa por lo que los pilotos podían atacar algo más, algo que aprovechó Neuville para acercarse a Ogier de cara a la tercera etapa a la vez que Latvala se distanciaba de Mikkelsen. Evans marcó un nuevo scratch para aumentar aún más su ventaja con respecto a Ogier y Neuville. De esta manera Evans acababa la segunda etapa con 53,1 segundos de ventaja sobre Ogier y 53,6 sobre Neuville, con Latvala en cuarta posición a tan solo 4,1 segundos del belga de Hyundai. Mikkelsen, Kris Meeke, Paddon, Lappi y Sordo completaban las diez primeras posiciones.

 

El primer tramo del domingo era uno corto (unos 10,41 kilómetros) con mucha más visibilidad que otros, pues aparte de ser de día apenas tenía árboles – pero por otro lado era más complicado leer la carretera. Tänak marcó el scratch para acercarse de nuevo a las posiciones de podio mientras que Neuville volvía a adelantar a Ogier al superarle en este tramo por tres segundos.

 

La pelea por el podio se ajustaba aún más en el TC-18 pues Mikkelsen marcaba el scratch para acercarse a Latvala y Ogier – la diferencia entre los tres era de 5,3 segundos. En el siguiente tramo la atención la acaparaba la pelea entre Neuville, Ogier y Latvala, pues de ahí dependía que Ogier saliera o no campeón del mundo de esta prueba (así como del Power Stage). En el TC-20 el gran perjudicado fue Latvala, quien perdió algo de ritmo y la cuarta posición a favor de Mikkelsen al encontrarse un gran subviraje en su Yaris WRC.

 

Ogier sólo necesitaba ser quinto en el Power Stage (o que Neuville no hiciera scratch) para ser campeón mundial por quinta vez consecutiva. Mientras que su compañero de equipo ralentizó para darle más oportunidades (además de asegurar el título de constructores para M-Sport) Ogier lograba marcar el cuarto tiempo y se proclamaba campeón mundial mientras que Evans aseguraba su primera victoria mundialista en casa, frente a su afición y a su familia.

 

Evans triunfó por primera vez (siendo además la primera victoria de Dmack en el mundial) con 37,3 segundos de ventaja sobre Neuville y 45,2 sobre Ogier, quien sumaba un quinto título a su palmarés. Mikkelsen, Latvala, Tänak, Meeke, Paddon, Lappi y Sordo completaron las diez posiciones de puntos.

 

 

Pontus Tidemand logra su quinta victoria del WRC2 en Gales

 

El piloto de Skoda Motorsport domina a placer frente a Eric Camilli y Tom Cave

 

Pontus Tidemand ha terminado su temporada del Campeonato Mundial de Rallyes triunfando en el Rallye de Gales dentro de la categoría WRC2, siendo su quinta victoria. Tidemand ha tenido un fin de semana casi sin errores, terminando muy por delante de Eric Camilli y Tom Cave.

 

Durante todo el rallye Tidemand fue capaz de dominar a placer la categoría, tomando una ventaja de un minuto en la primera etapa mientras que varios rivales se veían obligados a abandonar por diversos motivos. Entre estos pilotos estaban el también piloto de Skoda Ole-Christian Veiby, Pedro Heller, Kalle Rovanpera, Simone Tempestini, Teemu Suninen y Matthew Wilson, entre otros.

 

En la segunda etapa el plan de Tidemand fue el mismo, si bien en vez de enfrentarse a Camilli tenía como rival más cercano a Cave. En el tramo de Aberhinant 2, donde se unían la lluvia, la niebla y la noche, Tidemand fue capaz de sacarle más de medio minuto al resto de la categoría, acabando la segunda etapa con casi dos minutos de ventaja sobre Cave, Camilli y David Bogie, que se colocaba en cuarta posición al pasar a Eyvind Brynildsen.

 

El primer cambio en la categoría durante la última etapa ocurrió antes del TC-19, cuando Brynildsen se retiraba al romperse el motor de su Ford Fiesta R5. En ese mismo tramo Pierre-Louis Loubet tuvo un accidente con vuelco incluido, pero pudo seguir adelante sin muchos daños en su Fiesta R5. Mientras tanto, Camilli fue capaz de adelantar a Cave para recuperar la segunda posición.

 

Los tiempos estuvieron muy justos en el Power Stage, donde Tidemand aseguró una nueva victoria en la categoría – con las esperanzas de encontrar asiento en la máxima categoría para 2018. Por detrás de Camilli y Cave Bogie, Juuso Nordgren, Gus Greensmith, Matt Edwards, Pierre-Louis Loubet, Lukasz Pieniazek y Fabio Andolfi completaron las diez primeras posiciones de la categoría.

Fuente: Revista Scratch
 

JE José Elias Automotores

Valid XHTML and CSS.