Menú principal

Usuarios en Linea

Tenemos 61 invitados conectado(s)

Buscador general

CONOCIENDO AMIGOS...MARCELO CAMMISA Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 4
MaloBueno 
Otros
Domingo, 05 de Junio de 2011 23:44

El automovilismo y más puntualmente el rally, tiene muchos de estos amigos que, desde un perfil muy bajo, colaboran permanentemente para hacer crecer la categoría. Marcelo Camimsa es uno de los que desde hace muchos años camina las calles de los boxes o los parques de asistencia sin hacerse notar demasiado, pero cuando llega el rally mundial, su voz retumba desde los cielos en las sierras cordobesas con los ultra conocidos TOOOOP!!! Desde el helicóptero de cadena 3.

 


1) ¿Como comenzaste a relacionarte con todo esto del rally y como llegas a la idea de trabajar de esto?

Leo, veo y escucho de autos desde que tengo uso de razón. En mi casa, el automovilismo era una pasión que yo, como hijo menor, cultivé siempre con fanatismo. Era el "relator" de las carreras de scalextric y de autitos de plástico que disputábamos entre hermanos y amigos en mi casa.
Cuando estaba en la escuela de periodismo, con Marcelo Ingaramo -fuimos compañeros de curso- colaboramos con la transmisión de LV3 del Rally Mundial que se corrió por primera vez en Córdoba. Él siguió enganchado y colaborando con un programa de Jorge Ocampo llamado "Mundo Motor" que salía por Radio Universidad. Al año siguiente, en febrero, me invitó a colaborar en la transmisión de unas trepadas de rally en Carlos Paz. En poco tiempo, Marcelo se fue a otro programa. Cuando comenzaron otra vez las clases, yo necesitaba trabajar para poder pagar mis estudios, así que me fui a ofrecer al programa que él había dejado. En ese momento, se había cambiado a LV2 y tenía un nuevo nombre, "A FONDO". Me aceptaron, y comencé cubriendo la actividad zonal los fines de semana, y armando toda la estadística del programa para la programación diaria, junto con la redacción de cables y noticias del automovilismo internacional.
Conocí, así, todos los circuitos de tierra de la provincia. Viajando en colectivo, entrando y saliendo caminando. Desde la Fórmula 5 hasta el TC del '47, siempre por las mías y sin molestar a nadie ni para pedir un vaso de agua. Puedo decir que fue toda una experiencia periodística y humana conocer el medio y hacerme conocer.
Con el tiempo, el programa de radio fue creciendo, y mis tareas y responsabilidades en él, también. Cuando comenzamos a transmitir los rallies zonales y nacionales, brotó sola la vocación de relator que había acuñado de niño, jugando en casa con mis hermanos. Viví años muy intensos de radio, trabajo publicitario, viajes y carreras. La verdad, es que cuando estudiaba me veía más como un redactor de política en algún diario que como el relator que trata de levantar a la gente de su asiento desde un micrófono. Pero las cosas salieron así, y relatar me emociona, sobre todo cuando veo que la gente corresponde con su propia emoción a mi relato.

 

2) Contanos como vivis cada rally… Desde que lo planeas hasta que terminas la cobertura.

Todo el planeamiento y la programación se hace con mucho tiempo de antelación y tranquilidad -este año cumpliremos veinte años en Cadena 3 y tenemos unos cuántos antes haciéndolo-, pero cuando la fecha se va acercando aparece el cosquilleo típico del compromiso, y uno ve como gigantes las cosas que días atrás le parecían pequeñeces. Pero, lo cierto es que trabajo con un respaldo muy importante desde la radio que me allana cualquier preocupación que me pueda surgir y todos los problemas se resuelven, finalmente.
Lo único contra lo que no podemos luchar es contra el clima, y en mi caso, con la tarea desde el helicóptero sufro mucho hasta último momento esperando que las condiciones nos permitan volar.
Disfruto mucho cuando todo sale bien porque coordinamos la participación de mucha gente (más de veinte personas) y muchos recursos, y durante tres días nos quedamos con la programación de la radio más escuchada del país para nosotros, lo cual resulta un compromiso profesional muy exigente. Afortunadamente, creo que siempre hemos estado a la altura.

3) ¿Cuál es el mejor rally que recordás haber visto o vivido?

Ví muchos muy buenos, pero por los finales apretados me quedo con los del '91 y el '94. En el '91, Sainz con la cupé Celica y Biasion con el Delta dieron un espectáculo tremendo. Auriol les ganaba pero rompió en Ea. El Alamo. El "Tano" y el "Gallego" se dieron con todo hasta la bajada del Observatorio donde terminó la carrera y Sainz ganó por ocho segundos. Y en el '94, Didier Auriol le ganó a Carlos Sainz por 6", después de haber ganado doce y trece tramos cada uno, respectivamente y de intercambiarse la punta de la carrera siete veces. En los últimos tramos, bajaron todo lo que significaba peso en el auto, y en el último tramo, en particular, Tanti-Cosquín, sólo fueron con las hojas del cuaderno de notas correspondiente al tramo. Fue una definición impresionante que nos tocó vivir de cerca.


4) ¿Quién crees que es el mejor piloto de Argentina – Y del Cordobés?

Creo que la madurez le ha sentado muy bien a Gabriel Pozzo, es el que más me gusta a mí, pero el mejor, sin dudas, porque los números lo dicen inequívocamente es Federico Villagra. No me animo a opinar del cordobés porque no los tengo tan vistos.

 

5) ¿El mejor piloto que hayas visto?

Los rallies -como todas las carreras- se desarrollan en trazados de baja, media, y alta velocidad. Es difícil que un piloto rinda igual en los tres sectores, Makinen, por ejemplo, iba muy bien en lo lento, mientras que Burns era temible en lo rápido. Colin McRae fue el más rápido que vi, pero Juha Kankkunen, para mí, fue el mejor porque era el más completo y seguro, con alto promedio de rendimiento en los tres sectores. Si mirara los números, en este caso, debería decir Loeb, pero el rally de estos tiempos ha cambiado mucho y los equipos trabajan para un sólo piloto, cosa que antes no pasaba. Loeb impresiona mucho más por su efectividad.

El mejor piloto que vi en el rally argentino fue Ernesto Mario Soto, un fuera de serie sin nada que envidiarle a ninguno de los que nombro arriba, y con la cualidad que distingue a los más grandes: Ser rápidos en lo rápido.

6) ¿Que rally te gusta más? Y que tramo, o que curva?

El rally que más me gustaba era uno que se dejó de correr, el "Rally de las 24 Horas". Hoy ya no los conozco tanto a los del nacional como para decirte, pero veo que las carreras son muy cortas y pierden un poco del rigor que imponían antes al auto, la tripulación y los equipos. El Rally de Argentina y el Gran Premio son lo más parecido a los rallies de las primeras épocas, que ya son muy difíciles de organizar, por cierto, y deben adecuarse a los nuevos tiempos. Tramo: Tanti-Cosquín. Curva: en el mismo tramo, la del cementerio.

 

7) Sabiendo que es difícil elegir a solo uno o a solo unos pocos… ¿hay alguien a quien destacas en el ambiente?

Quiero mucho a Rubén García, es un amigo que la vida me dio, una persona maravillosa y un profesional que dignifica al rally. También quiero a Gabriel Raies porque siempre me ayudó mucho y me trató con distinción a través de toda su carrera deportiva, de la cual he cubierto gran parte. Y pienso que la persona más destacada del rally es un dirigente, David Eli, al que nosotros apoyábamos desde la radio cuando otros lo combatían y ha llegado al máximo nivel del rally actuando con tanta inteligencia como pasión. Un verdadero número "uno" que debe enorgullecer a Córdoba.

8) ¿Hay alguna anécdota que recuerdes especialmente y que quieras contar?

En 1986, volé por primera vez en el Rally de Argentina con un Piper de tela del año '40. Volaba a 120 kilómetros por hora. El piloto era un correntino que no conocía Córdoba y nunca había volado en la montaña. Yo la conocía, pero desde el suelo, lo que es bastante diferente. Cuando nos adentramos hacia el Parador de la Montaña, entre Santa Rosa y San Agustín, nos agarraron unas turbulencias impresionates y el avioncito parecía un papel frente a un ventilador. Yo estaba muerto de pánico, pero no me atrevía a confesarlo. El piloto transpiraba como un boxeador en el decimoquinto round. En un momento -yo iba sentado detrás- se dió vuelta y me dijo: - Se está poniendo feo, que te parec.... - Vámonos ya!!! le dije yo sin vacilar. Gracias a Dios me mordí la lengua para no jurar que nunca me iba a volver a subir a un avión para relatar una carrera, sino no estaría respondiendo estas preguntas.

 

9) ¿Tu mejor nota, entrevista o toma?

Mi primer rally en helicóptero, en 1991, dí perfectas las referencias en una carrera que con muchos cambios en la punta y que se definió al segundo. Lo anticipé todo. También, el relato de la llegada de Sainz a Copina en su último triunfo en 2004. Su manager, Juanjo Lacalle, lo escuchó llorando. Fue muy emocionante. Y la última llegada de Gabriel en Estancia El Rosario. Ahí el que lloraba era yo, tuve que esforzarme mucho para que no se notara.

 

10) Si tuvieras que expresarte sobre la familia del rally, ¿que nos dirías?

Que es una de las actividades más lindas del automovilismo y que el que cultiva el rally, cultiva automovilismo con un plus que es el de llegar y conocer lugares a los que la pista nunca lo llevaría. Que el camino de los Maxi Rally será un gran acierto en la medida que tengan paciencia para resolver los problemas que se les presentarán hasta que todo funcione aceitadamente, y que los felicito porque han sabido mantener viva la actividad atravesando épocas muy duras con mucha capacidad y coraje. Que ojalá el rally mundial encuentre un camino para volver a ser un reto mundial, como lo fue en la época de las grandes batallas, de las grandes marcas, y de los grandes pilotos.

 

Muchísimas Gracias Marcelo por tu tiempo y dedicación para que todos podamos disfrutar y conocer un poco más de tu increible trabajo.

fotos: Marcelo Cammisa y Martín Benitez

 

Dandy Smoking - VCP

Valid XHTML and CSS.